El director de Baskegur, Oskar Azkarate destaca la importancia creciente de la construcción en madera en todo el mundo gracias a las nuevas técnicas y al aumento de la concienciación social en busca de edificios eficientes y sostenibles

Baskegur quiere poner en valor la madera local como materia prima natural y renovable. Un producto flexible, que es uno de los mejores para acometer procesos de pre-industrialización. Se puede así acotar los tiempos en la fase constructiva, garantizando la máxima calidad al final del proceso.

La madera es además la base en Euskadi para el desarrollo de la bioeconomía en la apuesta del país por una economía circular que sustituya los productos derivados de combustibles fósiles”, destaca Oskar Azkarate, director de Baskegur, que ha participado como ponente en la mesa redonda “Evolución de los materiales tradicionales a nuevos materiales”.

La madera es uno de los materiales que más ha evolucionado a nivel tecnológico. Hoy es posible edificar estructuras de 30 a 40 plantas realizadas con paneles CLT y fachadas con tratamientos innovadores que permiten garantizar la durabilidad y resistencia al fuego.

Sus certificaciones medioambientales aseguran que estamos ante el producto más sostenible. A diferencia de las edificaciones convencionales construidas con otros materiales, la madera reduce la huella de carbono.

En el stand de Baskegur en EESAP10 CICA3, se ha dado a conocer los diversos productos y soluciones constructivas innovadoras que realiza actualmente la industria vasca. También se ha informado al público prescriptor la apuesta por la formación que la asociación desarrolla junto a otros agentes sociales e institucionales.

El “Máster en estructuras, construcción y diseño en madera” comienza en el presente curso su segunda edición. Una iniciativa que Baskegur impulsa junto a la Universidad de Arquitectura de la UPV/EHU de Donostia con la ayuda del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco.

El máster se une a otras propuestas como la colaboración con el Máster en construcción avanzada de Ingeniería de la UPV/EHU y los cursos de verano en el donostiarra Palacio de Miramar.

La presencia en el comité organizador del Foro EGURTEK que cada dos años se realiza en el BEC y el apoyo a otros congresos como el “IIWC Curso de patrimonio conservado en madera” organizado por ICOMOS en Bilbao y Donostia a desarrollarse en octubre también forman parte de este compromiso.