EUSKADI, UN PAÍS FORESTAL

La superficie arbolada en Euskadi abarca aproximadamente el 54% del territorio con 396.962 hectáreas, uno de los ratios más altos de la UE.
Según el inventario forestal de Euskadi las existencias de madera ascienden a 62,6 millones de m³ con un crecimiento anual estimado de 3,4 millones de m³/año. El volumen de madera total extraída al año es de 1,2 millones de m³, muy por debajo del recurso disponible. El stock de madera existente y los crecimientos anuales son netamente superiores a la utilización de madera.
El sector vasco de la madera está comprometido con la sostenibilidad. Se planta más de lo que se tala, de esta manera, la madera es un recurso inagotable. 

54% de superficie arbolada

NUESTRAS ESPECIES

Las coníferas y en particular el pino radiata constituyen el grueso de las extracciones comerciales que se producen en la CAE (un 79% del total de las talas autorizadas en 2014). De las frondosas, el eucalipto es el que tiene una mayor presencia, el 88,8% de las cortas de frondosas en 2014 (sus existencias maderables han aumentado más de un 50%).

Coníferas y frondosas casi al 50%
Distribución de especies por superficie Distribución de especies existencias maderables

IMPACTO ECONÓMICO DEL SECTOR

Los ingresos estimados a las Administraciones Públicas como consecuencia del desarrollo de esta actividad suponen más de 309 millones de euros.

Los impactos sobre empleo son también importantes, 13.000 puestos de trabajo directos y otros 7.000 inducidos. Lo que representa algo más del 2% del empleo de la CAE.

Apostar por la madera de Euskadi es apostar por la riqueza y el empleo. El tejido empresarial de la madera está dominado por la pequeña empresa, en Euskadi casi el 95% de

las empresas tiene menos de 20 empleados, y el 4,8% es mediana empresa, mientras que las grandes empresas de más de 200 trabajadores son un estrato integrado exclusivamente por las grandes multinacionales pa
13.000 empleos directos y 7.000 inducidos

BENEFICIOS MEDIOAMBIENTALES

Los bosques son ecosistemas que mantienen la biodiversidad y son esenciales para el bienestar humano. Son soporte de la biodiversidad, la protección del agua y del suelo o la fijación de carbono.

La fijación de carbono anual de los bosques de la CAV se puede estimar a partir del crecimiento medio de la madera que alcanza los 3,4 millones de m³/año, crecimiento que se multiplica por 275 kgC/m3 (kg de carbonocontenido en un metro cúbico de madera).

El valor del carbono fijado por nuestros bosques es de 154,4 millones €.

El sector forestal vasco cuida los bosques, los replanta y hace aumentar la superficie arbolada, favorece, así, al medioambiente y contribuye en evitar el calentamiento global.

El fomento de la utilización de madera en la producción de bienes duraderos como los ligados a la carpintería o la construcción permite, no sólo un eficaz almacenamiento de CO2, sino la sustitución de otros materiales más utilizados en la actualidad como el hormigón, el acero, el aluminio y el PVC que producen altas emisiones de carbono en su fabricación.

Además, esta mejora es mayor si se utiliza madera local frente a madera importada, ya que permite reducir la huella de carbono asociada al transporte y contribuye a mitigar el cambio climático.

Bosques contra el calentamiento global