La empresa vasca Ebepellet, socia de Baskegur, fabrica el mejor pellet del mercado estatal. Así lo asegura la revista “Compra Maestra” de la OCU. La asociación de consumidores ha analizado los productos de doce compañías y la que ha obtenido las mayores calificaciones ha sido Ebepellet. Según el estudio, sus pellets, fabricados con madera local de Euskadi certificada, son los de mayor poder calorífico y los que menos ceniza producen, su tamaño es el adecuado y no hay trozos demasiado grandes que puedan atascar la estufa.

Además, de todos los analizados, son los únicos que cuentan con el certificado DIN+ garantía de calidad en cuanto a poder calorífico y duración de la combustión.  En el apartado de “contras” la revista no señala ninguna en cuanto a su calidad, lo único que apunta es que su precio es el más alto.

 

Energía más limpia y más barata

El pellet es un biocombustible, orgánico y sostenible. Son pequeños cilindros hechos con residuos compactados de madera, para fabricarlos se aprovechan los serrines de desechos de podas o aserraderos o biomasa de bosques gestionados de manera sostenible. Este es un gran punto a su favor, respecto a los combustibles fósiles, su otro fuerte es el económico. Según los estudios de la OCU, el ahorro respecto a una estufa de gasoil es del 40%, traducido a dinero unos 220 euros al año.

Para utilizar este combustible es necesario adquirir una caldera de pellets. Están indicadas sobre todo para casas unifamiliares, chalets, caseríos… Son la versión moderna de las clásicas estufas de leña, pero incorporando avances tecnológicos, se pueden programar, incorporan termostato para controlar la temperatura y el encendido o ventilador para acelerar la difusión del calor. Su instalación es menos complicada que la de las calderas de gasoil o gas y el gasto en combustible es menor.

 

Detalle del estudio