Certificación de la gestión forestal sostenible

La certificación forestal es el proceso por el que una tercera parte independiente asegura que la gestión de una superficie forestal se ajusta a los requisitos establecidos en las normas de gestión forestal sostenible aceptadas colectivamente.

Gestionar los bosques y plantaciones de forma sostenible requiere respetar el equilibrio de sus recursos, su biodiversidad, su capacidad de regeneración y sus funciones económicas, ecológicas y sociales.

El objetivo de la certificación forestal es asegurar que los bosques del mundo sean gestionados de forma responsable, y que su multitud de funciones estén protegidas para generaciones presentes y futuras. Para ello cuenta con la colaboración de propietarios y empresas del sector forestal que, apoyando la certificación de sus bosques e industrias, apuestan por la sostenibilidad de su actividad.

Los consumidores y usuarios de productos de origen forestal (madera, papel, corcho, setas, resinas, esencias…) que adquieran productos certificados tienen la garantía que están comprando productos de bosques gestionados de forma sostenible y ayudan a combatir la corta ilegal y fomentar las principales funciones que juegan los recursos forestales como:

  • Contribuir al mantenimiento de numerosos ecosistemas y a la diversidad biológica.
  • Ser el sustento económico de muchas poblaciones rurales y el origen de una importantísima industria de transformación.
  • Tener un papel social y cultural reconocido cada vez en mayor medida.


La Certificación Forestal Sostenible se refiere a su implantación a nivel de monte, abarcando el inventario forestal, la planificación de la ordenación, la silvicultura, el aprovechamiento, así como las repercusiones ecológicas, económicas y sociales de las actividades forestales.

El traslado de esta garantía hasta el consumidor de los productos forestales se realiza a través de todas las empresas que transforman la materia prima con certificación hasta producto final certificado, evaluando su trazabilidad con la implantación de la Certificación de la Cadena de Custodia.

Con la implantación de la certificación de la cadena de custodia se controla que la madera procede de bosques gestionados de forma sostenible y que las empresas e industrias que la transforman en productos finales utilizan dicha madera y no otra sin garantías.

Las 2 certificaciones más importantes actualmente son PEFC y FSC, siendo la certificación PEFC la más implantada en Euskadi y en el resto de Europa.